Hipótesis de partida



La hipótesis de partida es, que la implementación de un programa de estimulación cognitiva, que integre la Inteligencia Emocional y las Nuevas Tecnologías, supondrá una mejora en la Calidad de Vida, en la capacidad cognitiva del sujeto, en la ejecución de las actividades de dicho programa (tanto en tiempo como en aciertos), en la atención, en las diferentes subescalas de la Inteligencia Emocional, así como, en la Satisfacción Vital de las personas mayores que participen en dicho programa.